• Pau

DE COMPRADORA COMPULSIVA A MINIMALISTA

Aunque suene extraño, el minimalismo me ha ayudado a superar una de las compulsiones que más angustias le traía a mi vida y a mi economía: las compras. Cuando sentía que alguna situación o emoción me superaba, mi remedio siempre era salir a comprar cosas que no necesitaba, con dinero que normalmente no tenía, para sentir por un corto periodo de tiempo tranquilidad, cierta sensación de paz, pero por el contrario al desaparecer la euforia de la compra, la sensación de vacío era aún mayor, empeorada por la angustia de tener que pagar todo lo que había comprado.


Intenté cuanta recomendación informal y profesional aparecía en el camino, hasta que el minimalismo llegó a mi vida para ayudarme a ser más consciente de lo efímera de la felicidad que hay en la adquisición desmesurada de objetivos y de cómo menos es más. Cuando hablamos de minimalismo básicamente es liberar espacio, vivir con los objetos que realmente necesitamos y usamos, sin embargo el despejar, que es la premisa principal del minimalismo, la podemos llevar a todos los aspectos de nuestra vida. 


Inicialmente empecé por lo que me resultó más sencillo y eran las cosas, puntualmente el tema de decoración, nunca me ha gustado tener muchos objetos decorativos entonces fue muy sencillo identificar cuales realmente me gustaban y les daba uso, y deshacerme de todo lo demás. Fue de esta manera que me liberé de las decoraciones navideñas, las que básicamente usamos por un lapso de máximo dos meses al año y el resto del tiempo se la pasan ocupando un espacio que de otra manera no necesitaríamos. Asi mismo me deshice de algunos libros que sabía que no volvería a leer y objetos pequeños a los cuales no les daba utilidad alguna.

"...mi remedio siempre era salir a comprar cosas que no necesitaba, con dinero que normalmente no tenía, para sentir por un corto periodo de tiempo tranquilidad"

Después pasé a las cosas más complicadas por las que sentía cierto apego, el clóset. Para esta tarea me apoyé en la técnica de Marie Kondo, y puse toda mi ropa, bolsos, zapatos y accesorios en una pila, ¡y casi me desmayo! La cantidad de espacio que ocupaban era absurda y fui capaz de ver que muchos de esos objetos no los usaba hacía bastante tiempo, otros ya no me servían y otros ni siquiera recordaba que existían. Este ejercicio liberó dos terceras partes de mi clóset, me facilitó mucho el día a día al reducir mis opciones de vestimenta a prendas que realmente me gustaban y de manera casi automática generó un impacto positivo en mi compulsión y mis finanzas.


Cada vez que visitaba un centro comercial o un almacén, recordaba todo el trabajo que había hecho con el clóset y me preguntaba si realmente necesitaba lo que iba a comprar o lo estaba haciendo de manera impulsiva, logrando observar el vacío emocional que me llevaba a llenarme de pretextos para comprar y de esta manera entenderlo, aceptarlo y aprender a vivir con el sin hacerme daño. Todo esto generó un impacto mas a largo plazo que la euforia de comprar, reduciendo mi nivel de endeudamiento de manera sustancial y experimentando una sensación de tranquilidad permanente.


Era increíble como este ejercicio, sin la intención de haber impactado mis finanzas lo había hecho y a pesar que hace algún tiempo venía trabajando de manera consciente en reducir mi nivel de endeudamiento, quise llevar el minimalismo a mis finanzas también, haciendo un seguimiento exhaustivo de mis gastos y analizando cuáles eran realmente necesarios, con el único objetivo de lograr la libertad financiera, que básicamente implica que el dinero que tengo trabaja para mi, siendo libre para seguir dedicar tiempo a mi cuidado y a las cosas que me apasionan. 


" la cantidad de espacio que ocupaba mi ropa, zapatos y accesorios era absurda y fui capaz de ver que muchos de esos objetos no los usaba hace bastante tiempo, otros ya no me servían y otros ni siquiera recordaba que todavía existían!"

Dentro de los pasos minimalistas que he dado, con el objetivo de mi libertad financiera, considero que el más importante es no tener deudas, ni a mediano ni a largo plazo. Esto me ha permitido dormir mucho mejor pues tengo la tranquilidad de levantarme a trabajar para mí y no para pagar deudas, y aunque tengo una única tarjeta de crédito, cuando la uso lo hago a una sola cuota, evitando los intereses.  Analicé todos mis gastos con lupa y sensatez, eliminando aquellos que realmente no eran necesarios y trabajando el desapego. Esto bajó significativamente el número de responsabilidades mensuales y por lo tanto mi presupuesto actual es algo que puedo lograr sin sobre esforzarme mes a mes.


Lo que he experimentado en los últimos 7 años que tomé la decisión de despertar, me ha permitido ver que la fuente de todo lo que necesito habita en mí. Ahora en lugar de invertir en objetos o cosas materiales, prefiero invertir en mí y en mi crecimiento personal, y esto ha llenado mi vida de felicidad y tranquilidad.

"El minimalismo generó un impacto más a largo plazo que la euforia de comprar, se redujo mi nivel de endeudamiento de manera sustancial y experimento una sensación de tranquilidad permanente."

La razón de ser de este proyecto - TodosTenemosAlas.org - es compartir todo aquello que hemos experimentado y que le ha traído bienestar a nuestras vidas, para que más personas se atrevan a experimentar y compartir nuevas formas de asumir esta realidad para llevar una vida sin estrés, más libre, tranquila y feliz.


¿Has experimentado el minimalismo? Cuéntanos sobre tu experiencia! Si no lo has experimentado y te gustaría conocer más, ¡escríbenos!

41 views
LogoFlotantePNG.png